La colina de Montmartre, al norte de París, alcanza los 129 metros de altura.

Es el punto más elevado de la ciudad y en sus calles y plazas se oculta un pueblecito bucólico poblado por artistas, símbolo del París de 1900.

La basílica del Sacré-Coeur (Sagrado Corazón), construida en el siglo XIX, domina la colina y es uno de los monumentos históricos preferidos de los turistas extranjeros.