La Ópera Garnier forma parte de la gran renovación urbanística de París que llevaron a cabo Napoleón III y el barón Haussmann.

Su construcción corrió a cargo del joven arquitecto Charles Garnier (1825-1898). Fue inaugurada en 1860 por Napoleón III y hoy suele albergar representaciones de danza clásica y ballet.